Textos Temáticos LAD08

.
Los textos temáticos que podrán revisar a continuación, serán exhibidos en las vitrinas culturales del STC METRO LA RAZA, como parte de los documentos de apoyo de la exposición LAD08 y tienen dos objetivos, el primero: en su oportunidad fueron el punto de partida para el diseño de cada mural y el segundo: darán al público usuario una idea general del problema social que se esta abordando.
.
Falta únicamente el texto del tema: Desigualdad Social, el cual está siendo revisado.
.

MIGRACIÓN

Mexicanos Muertos en la Frontera Norte

por Silvia Velázquez Miranda

Son varios los factores que empujan a nuestros jóvenes a emigrar a los Estados Unidos de América (USA) en calidad de ilegales: la falta de empleo y la eterna crisis en el campo, entre otros.

Aventurarse a cruzar el Río Bravo no es fácil pero, el hambre es canija y peor el que se la aguanta. Nuestra deteriorada economía empuja a cientos de miles en busca de algo que no es solo un sueño, supone trabajo, comida y dinero. Pero, reflexionemos, ¿Cómo es la vida del migrante del Otro Lado?

Existen en USA aproximadamente 7 millones de mexicanos; los residentes legales son 4.9 millones y los residentes no autorizados son unos 2.4 millones. Hay quien asegura que existen de 10 a 12 millones de ilegales y que su número crece en más de 400,000 personas al año.

En los 80s, se legalizaron 2.7 millones de ilegales lo cual duplicó la inmigración legal y triplicó la ilegal. Hay tres tipos de migrantes: migrante ilegal (reside en México); colonos (residen en USA), y ciudadanos naturalizados ( cinco años de residencia legal)

Del 73 a 94 por ciento de los no residentes son hombres jóvenes, más de la mitad trabaja en la agricultura; y las mujeres tienden a trabajar en el área de servicios.

De los ciudadanos naturalizados el 54 por ciento son varones de cuarenta años y, en promedio, menos de 10 por ciento trabaja en la agricultura. Tradicionalmente, los migrantes provenían de: Jalisco, Michoacán, y Guanajuato. Hoy día, salen de los estados del norte; son mayores en edad; tienen más educación, migran, ahora, más mujeres, y son más los que van de "nuevo envío”.

Los mexicanos se han concentrado en California, Texas e Illinois, y recientemente se están desplazando hacia el medio oeste, sur y este de la Unión americana. Se contratan en: agricultura, procesamiento de alimentos, construcción, industria manufacturera y ocupaciones de baja calificación.

Al menos el 60 por ciento carecen de un diploma de escuela secundaria, pagan pocos impuestos y por sus escasos ingresos se convierten en un gran peso para el sistema norteamericano pidiendo acceder fácilmente a los programas sociales .

Desde la conclusión de los programas bracero (1942-1964), el objetivo de los gobiernos de México ha sido mantener abierta la puerta del mercado laboral de USA, con una política que consiste en “no tener política” evidenciando una débil protección consular.

En 1994 se recrudeció un sentimiento antiinmigrante que pretendió, con la propuesta 187 (aprobada en California), privar a los indocumentados del derecho de acceso a los servicios básicos de educación y salud. Dicha propuesta -por inconstitucional- fue invalidada por las Cortes.

El Gobierno de Washington inició diversas operaciones policiales en la frontera para frenar la inmigración de indocumentados, como la Guardián y Mantén la línea, hasta llegar, a la aprobación de la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y Responsabilidad del Inmigrante (1996). Su política se caracterizó por la saña represiva contra los migrantes, y las actitudes racistas de rancheros, grupos xenófobos y policía migratoria.

Cabe hacernos, frente a datos tan indignantes, miles de preguntas sobre el carácter de las negociaciones binacionales en las cuales no se han visto avances visibles.

Desde el 2000 cinco elementos se han negociado en los encuentros binacionales: 1. Programa de trabajadores temporales; 2. Regularización de la situación migratoria de los indocumentados en Estados Unidos; 3. Programas de desarrollo regional de México; 4. Fortalecimiento de la seguridad en la frontera y 5. Revisión de los programas de visas.

Se estima que la crisis en el trabajo norteamericano tenderá a ampliar la demanda de migrantes para cubrir plazas en empleos sucios, riesgosos, de baja remuneración y menor status. Un elemento importante a considerar es el envejecimiento de la fuerza de trabajo de los Estados Unidos, quienes careciendo de mecanismos naturales de reemplazo de trabajadores reducen sus posibilidades de sostener su propio sistema de pensiones, por lo que se prevé la regularización, y consecuente imposición fiscal, sobre los inmigrantes mexicanos (la población estadounidense de 65 años o más pasará de 200 mil personas durante este decenio, a 1.5 millones entre 2011 y 2028).

Tal vez la necesidad de estabilizar la oferta de trabajo en algunas ramas de la actividad económica en USA abra una oportunidad para negociar los términos de un acuerdo migratorio con ese país.

En 2005 el Servicio de Inmigración y Naturalización informó que 165.000 ilegales van a casa cada año, 50.000 son deportados, y 25.000 mueren. Pero son muchos más los que retornan a USA, por lo que si se endurecen las políticas con los ilegales, muchos de ellos decidirán volver a sus casas definitivamente -de esta manera piensan los gringos-.

Ellos piensan en recrudecer las medidas fiscales y de seguridad social para nuestros inmigrantes y favorecer a su sector económico "

¿Qué necesita México para no acostumbrarse al olor a la muerte, a la deportación diaria, a la miseria y la injusticia de todos los días? ¿Qué hará México para proteger el espíritu de su raza? No todo en la vida son medidas económicas y expedición de visas, se olvidan los gobiernos de la construcción y defensa de nuestra dignidad frente al feroz capitalismo que lo único que desea es la sangre, huesos y carne de nuestros inmigrantes.

VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS

“Una invitación a romper el silencio”

por Silvia Velázquez Miranda

En 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos en la cual se establecía la igualdad en dignidad y derechos de todos los seres humanos sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, de nacionalidad, posición económica u otra condición.

La educación de los derechos humanos atañe a la dignidad humana. Los derechos humanos no son letra muerta, ni "una carta a los reyes magos" como se acostumbra decir desde el poder con el fin de descalificarlos o de convertirlos en meras ilusiones.

Desde que nacen, los Derechos Humanos, han estado ligados a movimientos sociales y políticos de enorme trascendencia humana, y así deben ser concebidos y enseñados.

La violación a los Derechos humanos en el mundo occidental la podemos observar en hechos como: la invasión de la OTAN a Afganistán y la instalación de bases militares en Uzbekistán; la invasión a Irak sin el consenso de la ONU y su Consejo de Seguridad; la expansión militar de la OTAN a los antiguos satélites de URSS; las amenazas de bombardear a Irán o Corea.

De igual manera ha sucedido en América Latina con el constante golpeteo militar al Cono Sur y a América Central. Las políticas de la "Seguridad Nacional" implantadas por Washington para México y los estados latinoamericanos, han significado atroces violaciones de los Derechos Humanos: las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada, la tortura, la destrucción de organizaciones políticas, sociales y culturales, la ruptura de los tejidos sociales de los grupos y comunidades más diversos de la región. Este terrorismo de Estado fue y es ejecutado por las fuerzas represivas: los ejércitos, la marina y la policía.

México no ha quedado exento de esta lucha fraticida, tenemos varios ejemplos recientes de esto: la matanza de Aguas Blancas en 19 95; la de Acteal en 1997; la represión hacia las comunidades indígenas de Oaxaca y Chiapas; el feminicidio en Ciudad Juárez; la masacre de El Charco; la entrada de la PFP en la UNAM durante la huelga estudiantil; la represión en Guadalajara; el asesinato a Digna Ochoa; la represión minera en Lázaro Cárdenas, Michoacán y los brutales hechos de represión y violación constante a los derechos humanos en San Salvador Atenco y a la APPO en Oaxaca.

Recientemente se cocina una reforma constitucional en materia penal que establecerá dos medidas represivas especialmente graves: a) El arraigo por un término de hasta 80 días, que contradice el principio universal de inocencia, lo mismo que la igualdad de las partes en el juicio; y b) La autorización a todos los policías del país a que allanen cualquier vivienda o establecimiento, cuando supongan que en su interior una vida está en riesgo.

Esto último justificaría un retroceso constitucional dejando el campo libre a la delincuencia organizada, cuya definición se encuentra en la más peligrosa ambigüedad, ya que tan solo nos dicen que es: "una organización de hecho de tres o más personas para cometer delitos en forma permanente o reiterada…"

Ante tal imprecisión, cualquiera puede ser convertido en delincuente organizado. Estas normas podrían ser dirigidas a todos los que protesten contra las políticas neoliberales, como la privatización del petróleo, entre otras tantas causas.

Pese a vivir en un escenario que bien podría llevarnos a las lágrimas hemos de recordarnos que no estamos solos (as), cada uno (a) de nosotros (as) desde nuestras trincheras, desde la pintura, desde la educación, desde nuestros trabajos tenemos que atrevernos a decir lo que opinamos, a dialogar, a construir una forma de vivir libre de corrupción y de abusos como nuestros más honorables antepasados nos lo enseñaron y como hemos de enseñarlo a nuestras hijas y nuestros hijos. Rompamos el Silencio y construyamos un mundo de defensa de nuestros más elementales derechos humanos.

CALENTAMIENTO GLOBAL

¡Nos estamos derritiendo!

por Silvia Velázquez Miranda

Los efectos del Calentamiento Global nos urgen a sumar esfuerzos ante una delicada situación de emergencia planetaria. Grupos de científicos han venido trabajando a lo largo de 30 años para sensibilizarnos frente a la gravedad de esta situación en la cual todos los países hemos de responsabilizarnos, de una u otra manera, en la emisión de gases de efecto invernadero, pues hemos actuado como cómplices o sujetos activos y/o pasivos hasta llegar a la situación actual.

El 4 de diciembre de 2007 el presidente de Australia, Kevin Rudd, firmó el Protocolo de Kyoto (1997), dejando sólo y arrinconado a los Estados Unidos de Norteamérica en un necio planteamiento de rechazar este compromiso de la Organización de las Naciones Unidas para la lucha contra el cambio climático, restan también países como China y la India (únicamente preocupados hoy por hoy en crecer más y mejor que el resto del mundo).

El calentamiento global es un fenómeno en el que participamos todos, consiste en la liberación de dióxido de carbono y otros gases que atrapan el calor en la atmósfera. Los gases actúan como una manta que atrapa el calor del sol y sobrecalienta el planeta. Los gases son producidos por la quema de combustible fósil en vehículos y centrales eléctricas y por la pérdida de bosques y campos de cultivo.

Algunos de los efectos meteorológicos que podemos observar son: Tormentas más fuertes, sequías más largas, desaparición de los glaciares, subida del nivel del mar, cambios meteorológicos, epidemias, desaparición de los arrecifes de coral, de los prados alpinos que hará que muchas especies de la fauna y de la flora desaparezcan

¿Y qué pasará en México? Si no es que ya esta sucediendo.

La situación alimentaria sería una de las más afectadas, la superficie con buenas condiciones para el cultivo de maíz se reducirá a sólo el 25%.

Nuestros ecosistemas forestales se verán afectados en nuestros bosques de clima templado. Esta gran pérdida implica la desaparición de una biodiversidad mundial. México es uno de los países que posee una megadiversidad

Las zonas costeras más vulnerables se encuentran en el Golfo de México y en el Mar Caribe, estas zonas pueden ser cubiertas hasta una distancia de 40 y 50 kilómetros tierra adentro. Algunos de esos lugares serían en Tamaulipas (laguna deltaica del río Bravo), Veracruz (Laguna de Alvarado, río Papaloapan), Tabasco (complejo deltaico Grijalva-Mezcapala-Usumacinta), Yucatán (los Petenes) y Quintana Roo (bahía de Sian Kaán y Chetumal

Se espera una fuerte desertificación y sequía meteorológica ante la modificación de los patrones de flujo de agua y aire. Los estados más vulnerables a la sequía meteorológica serían: la mitad norte de Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Guerrero y Oaxaca, afectados en casi el 90% de su territorio; Campeche y Chiapas en el 75% y Quintana Roo en gran parte de su territorio.

Nuestras zonas más vulnerables al cambio climático son la región centro del país y la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago y la región de Baja California.

¿Ante este terrible escenario qué podemos hacer?

No olvidemos que hemos sido una ciudad y un pueblo que ha desafiando muchos retos a lo largo de nuestra historia. Ya para fines del siglo XV la población de la Cuenca de México alcanzaba el millón y medio de personas, distribuidas en más de 100 poblados siendo para entonces, tal vez el área urbana más grande y densamente poblada del mundo.

Hemos enfrentado: sequías, heladas e inundaciones. Tuvimos que orientar nuestra alimentación hacia pequeños animales e insectos, así como buscar fuentes sustitutas de proteína como los quelites, hasta la fecha seguimos consumiendo estos alimentos, son parte de nuestra cultura y un recuerdo de cómo hemos desafiado y vencido la adversidad.

Mexicanas y Mexicanos pongamos manos a la obra y seamos responsables y solidarios en esta Emergencia Planetaria: Seamos cuidadosas en el manejo de la basura; Cuidemos el agua; Cuidemos nuestros bosques: Mejoremos nuestros hábitos en el uso de la energía en el hogar; Ahorremos energía en el transporte, Aprovechemos las energías renovables.

CRIMEN ORGANIZADO

¡¡¡ Plata o Plomo !!!

por Silvia Velázquez Miranda

Aunque las estadísticas nos muestran una disminución de los indicadores de criminalidad, la estabilidad de la ciudad y del país esta lejos de lograrse.

Nuestra policía de a pie se encuentra carente de elementos para enfrentar a una Mafia organizada; sobrevive con bajos salarios que posibilitan su corrupción; con una deficiente preparación; con una falta de actualización y capacitación constante frente a la estrategia y armas del narcotráfico. Los últimos enfrentamientos contra el hampa han servido para enviar a nuestros defensores del orden como carne de cañón; nuestros oficiales caen como moscas frente a los carteles de droga mexicanos. El narcotráfico ha infiltrado los mandos medios y superiores de la policía (Piñeiro; 07), montando un escenario en el cual de nada sirve tener comandantes honestos y subalternos corruptos.

Las mafias van armadas hasta los dientes: Humvees, granadas y rifles tipo francotirador de calibre .50 con mira telescópica que pueden hacer blanco en un objetivo situado a dos kilómetros, penetran carrocería con munición de guerra. El escenario en nuestro país es Dantesco: Mexicanos que matan Mexicanos.

Los Carteles son responsables de la importación del 60 al 70 por ciento de las metanfetaminas en los EEUU, tienen lazos con los traficantes de drogas colombianos y con el crimen organizado internacional. La mafia mexicana (méxico-norteamericana) conocida como la eMe tiene fuertes lazos con los carteles de la droga en México, utiliza las pandillas méxico-norteamericanas para distribuir sus narcóticos.

En la Unión Europea se describe al Crimen Organizado, en un primer termino, por la progresiva participación de los movimientos insurgentes latinoamericanos en actividades criminales y con esto la inevitable politización de las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas.

Dos, se ha reforzado la percepción de una asociación entre el pequeño delincuente común y el gran criminal y se ha contribuido a restar relevancia a la principal característica, tanto de las mafias como de los grupos terroristas, son fuertes organizaciones, no solo una simple suma de individuos.

Tal vez, aún, no sea el caso para México pero existe un proceso que esta involucrando una posible alianza entre el terrorismo y la droga.

El A, B, C del Narcotráfico

El narcotráfico surge durante el Porfiriato y se consolida con el gobierno de Lázaro Cárdenas. En el periodo de Miguel De la Madrid Hurtado (1982/88) se destapó como un fenómeno a gran escala, en este sexenio florecieron los cárteles de las drogas y los poderosos capos de estupefacientes, destaca entre ellos, Miguel Ángel Félix Gallardo, Capo di Tutti Capi —el jefe de jefes. Una sangrienta lucha se desató por asegurar las narcorutas en territorio nacional. El narcotráfico se convirtió en El Otro Poder, un poder que posteriormente utiliza una máscara de la Cosa Nuova, negocios limpios.

Hoy operan en el país, se presume, siete cárteles, empeñados en conseguir más dinero y poder a toda costa: El Cártel de Tijuana, de los Arellano Félix; El cártel, Los Aretes, uno de los grupos más violentos y mejor equipados, The Washington Times asegura que con su asociación a la mafia rusa este cártel dispone de equipo de detección sofisticado e incluso de un submarino.

El Cártel de Colima. Lo encabezan los hermanos Amezcua Contreras, apodados Los Reyes del Éxtasis y/o Los Reyes de las Anfetaminas. De acuerdo con la Procuraduría General de la República, el área de influencia de este grupo alcanza a siete entidades en la República.

El Cártel de Juárez. Su origen está marcado por el narcotraficante Pablo Acosta, «El Zorro de Ojinaga». A la muerte de éste, en manos de la Policía Judicial Federal, heredó el negocio Amado Carrillo Fuentes, quien se dedicó a traficar cocaína por medio de aviones Jumbo, lo que le ganó el mote de El Señor de los Cielos. Esta organización mantiene su área de influencia en 21 entidades federativas.

Fue bajo el gobierno de Francisco Barrio, en el caso de Ciudad Juárez, donde se dio un florecimiento del narcotráfico acompañado de una serie de injusticias como lo es el fenómeno del feminicidio. Este hecho sangriento que floreció bajo un gobierno de derecha y patriarcal parece no tener fin. La comisión de la Organización de las Naciones Unidas centra su investigación jurídica y judicial en la deficiente actuación de los jueces de Chihuahua. El asesinato de 358 mujeres, 86 con violencia sexual, entre 1993 y 2003 ha sido motivo de un escándalo a nivel mundial.

El Cártel de Sinaloa, de Joaquín El Chapo Guzmán y Héctor Luis Palma Salazar, El Güero Palma; el grupo de Osiel Cárdenas denominado Cártel del Golfo; el de Pedro Díaz Parada El Cacique Oaxaqueño y el Cártel del Milenio de los Valencia.

Frente a este escenario la Ciudad de México es considerada la zona urbana más insegura del país, tiene una incidencia delictiva de 24,878 delitos por cada 100,000 habitantes, una cuarta parte de la población fue víctima de por lo menos algún delito en el 2005.

Después de la Ciudad de México, las metrópolis más inseguras son Tijuana y Mexicali, con 19,383 y 19,141 incidencias delictivas por cada 100,000 habitantes respectivamente en el 2005.

¿Que nos resta como ciudadanos frente a un país que parece perderse entre la violación de derechos; la corrupción, el narcotráfico; el asesinato de mujeres? Tal vez podamos pensar que pocas cosas, no lo consideremos de tal forma, sin duda fomentar nuestra educación, cuidar de nuestra salud, hablar con nuestros hijos, mantener lazos de comunicación, fortalecer el tejido social de nuestro país nos permitirá mantener la unidad a toda costa para poder enfrentarnos a retos mayores

SEGURIDAD PÚBLICA

Impunidad Pública e Inseguridad Ciudadana

por Silvia Velázquez Miranda

La seguridad pública es un tema prioritario en nuestro país ante el marcado incremento en la criminalidad a partir de los 90s: asaltos bancarios, narcotráfico, robo de autos, secuestro express, etc.

La inseguridad pública es equiparable a la preocupación por la economía. Se trata de un problema que va en creciendo, sin que la respuesta institucional logre controlarlo. La vida diaria nacional se torna cruda cuando vamos sumando una serie de faltas de respuesta de la autoridad frente a las necesidades de ciudadanas y ciudadanos.

Nuestras corporaciones policiales no gozan de la confianza pública -de acuerdo a las encuestas- y esta desconfianza afecta al desempeño policiaco, ya que, si no hay confianza, la cooperación ciudadana es mínima y esto repercute en un bajo nivel de denuncia de delitos. No es posible tener una idea de la dimensión real del problema, aunque se calcula que sólo se denuncian dos de cada diez delitos cometidos, con lo cual, vivimos en una situación de virtual impunidad.

De acuerdo a la encuesta realizada por Mitofsky sobre “La seguridad pública en el DF en 2004”, el reclamo de los mexicanos era el siguiente:

  • Aumentar los castigos al crimen, 90% de los ciudadanos de acuerdo;
  • Incrementar sueldos a policías, 78% de aprobación;
  • Establecer retenes para revisión de vehículos (72%);
  • Otorgar más recursos para armas y patrullas (72%);
  • Incorporar militares a la policía (68%)
  • Imponer la pena de muerte en delitos graves (62%) en casos como delitos y homicidio

Vivir la violencia no sólo implica lesiones físicas, mentales y sociales que requieren ser atendidas por el sistema de salud mexicano. La inseguridad destruye nuestra confianza ciudadana; vínculos sociales y el factor humano. Trastoca la vida cotidiana ya que se abandonan los espacios públicos, cediendo nuestros espacios de convivencia a los criminales.

A partir de la reforma constitucional de 1994, la seguridad pública se convirtió en una responsabilidad del Estado mexicano. Así, el artículo 21 de la Constitución establece que:

  • […] La seguridad pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios, en las respectivas competencias que esta Constitución señala […]
  • La Federación , el Distrito Federal, los Estados y los Municipios se coordinarán, según los términos que la ley señale, para establecer un sistema nacional de seguridad pública.

Actualmente los estados democráticos contemporáneos presuponen la existencia de un estado de derecho que, además de regular la convivencia entre los ciudadanos, limite el poder del propio Estado para ejercer la violencia No es suficiente que una política garantice seguridad si ésta no genera justicia, ni adhesión a las leyes de la nación y pasa por alto los derechos humanos y las garantías constitucionales. Si esto sucede, se convierte en una política que no es capaz de cumplir con su cometido (la seguridad tiene que ir de la mano de la justicia y el estado de derecho).

Cualquier política encaminada a mejorar la seguridad de la ciudadanía tiene que tomar en cuenta el carácter subjetivo de la seguridad y diseñar estrategias no sólo para disminuir el número de delitos cometidos, sino para que la sociedad se sienta segura y retorne a los espacios públicos.

Actualmente se reflexiona, desde diversos ámbitos, sobre el medio de transformar el concepto de seguridad pública por el de seguridad ciudadana. Al cambiar el mismo, la ciudadanía se convierte en destinataria de las políticas de seguridad, pues es a ella a quien sirve la seguridad y no a la autoridad. Lo que ahora se debe privilegiar es que las políticas de seguridad respondan a las necesidades de los ciudadanos, y que garanticen el respeto de sus derechos.

M. Silvia Velázquez Miranda

Socióloga, especializada en la Historia del Movimiento Obrero, egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FSPYS). Estudió la Maestría en Sociología también en la FCPYS, con una especialidad en estudios de la mujer.

Actualmente colabora en el Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB), de la Universidad Autónoma de México (UNAM) e imparte la cátedra de Propaganda y Opinión Pública en la FCPYS.

Apasionada en el estudio de los periódicos y revistas nacionales, investiga actualmente algunos aspectos de las relaciones de pareja y de la história de la sexualidad en el México contemporáneo.

Considera que hoy más que en otros tiempos las Artes, las Ciencias, exactas y blandas se abrazan, son una. Ninguna de ellas puede existir sin la otra, como en la vida misma.

"Todas necesitamos de todos y viceversa. Somos un todo y sabiendo esto es que podemos ser un ser mejor, una ciudadana mejor, un País mejor", plantea nuestra colaboradora.